Leroy Merlín alcanzó una cifra de negocio de 1.474 millones de euros en 2008, lo que supone un descenso del 3,5%, la primera caída que registra tras seis años de crecimiento consecutivos, informó hoy la compañía de acondicionamiento y decoración del hogar, que, a pesar de ello, repartió más de 20 millones de euros entre sus 8.000 empleados. Tras multiplicar por 2,5 sus ventas entre 2002 y 2007, al pasar de 600 millones a 1.528 millones de euros, la empresa redujo por primera vez su cifra de negocio en un mercado con un volumen estimado de 15.890 millones de euros, un 6% menos.