El fabricante sueco de vehículos industriales Volvo vendió en todo el mundo 7.109 camiones durante el pasado mes de agosto, lo que supone una fuerte reducción del 52% respecto al mismo mes de 2008, anunció hoy  la compañía. La compañía que preside Leif Johansson explicó que en agosto pasado sus resultados comerciales se vieron afectados de forma negativa tanto por la debilidad de la demanda como por el prolongado periodo vacacional. En los ocho primeros meses del año, las entregas mundiales de la multinacional sueca se situaron en 77.904 unidades, lo que se traduce en una caída del 54% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.