Las ventas del sector minorista en el Reino Unido se estancaron en el mes de agosto, según datos difundidos por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). La ONS revisó a la baja -del 0,4 al 0,2%- la tasa de crecimiento en las ventas en julio. Este descenso cero se debió fundamentalmente a la caída de las ventas en las tiendas de ropa y calzado (un 1,3%), que redujeron el efecto del incremento de las ventas de productos de alimentación (0,7%).