Las ventas de vehículos importados en Japón, incluidos los de marcas niponas fabricados en el extranjero, cayeron en mayo un 20,6% interanual hasta las 12.547 unidades, informó hoy la Asociación nacional de Importadores de Automóviles. Se trata del decimotercero mes consecutivo de retroceso de este indicador, que confirma una vez más el hundimiento de la demanda global de coches debido a la crisis. La caída de las ventas de estos vehículos en mayo fue inferior a la del 30,5% registrada en abril debido principalmente a la puesta en marcha de una campaña gubernamental de ayudas económicas a los conductores que cambien sus vehículos antiguos por modelos nuevos ecológicos, según la agencia local Kyodo.