Las matriculaciones de tractores agrícolas registraron un caída del 24% en el primer semestre del año, hasta los 6.399 vehículos vendidos, según datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Ganvam. Según la asociación de vendedores, estos datos demuestran que la crisis del motor no es exclusiva del mercado de turismos e industriales, sino que alcanza también a los vehículos rurales, donde la presión económica que sufren los agricultores a causa de la caída del precio de los productores agrarios, la subida de tipos de interés y el encarecimiento de la factura eléctrica han restringido las ventas.