Las ventas de automóviles nuevos en Alemania aumentaron un 29,5% en julio, a casi 340.000 unidades, ya que los conductores continuaron aprovechando los incentivos estatales para cambiar los vehículos viejos. Con esta cifra, los registros de coches nuevos en los primeros siete meses del año llegaron a un récord de casi 2,4 millones.