Las matriculaciones de automóviles en Europa ascendieron a 1,085 millones de unidades durante el pasado mes de enero, lo que supone un aumento del 13% en comparación con el mismo mes de 2009, pese a que enero de 2010 contó con un día hábil menos, informó hoy la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea).
 El crecimiento del mercado automovilístico europeo se explica por el impulso de los grandes mercados, a excepción de Alemania, donde el ejercicio comenzó con una caída de las matriculaciones del 4,3%, hasta 181.189 unidades. El plan de incentivos a la compra del Gobierno germano expiró en septiembre de 2009.

Por el contrario, las ventas de coches crecieron un 30,2% en Italia (206.341 unidades), un 29,8% en Reino Unido (145.479 unidades), un 18,1% en España (70.130 unidades) y un 14,3% en Francia (171.478 unidades).

El mayor desplome correspondió a Rumanía, donde se comercializaron 2.133 coches, un 84,6% menos, mientras que en Grecia, inmersa en una crisis sin precedentes por la situación de sus finanzas públicas, las ventas de automóviles aumentaron un 31,3% en enero, con 26.585 unidades.

VOLKSWAGEN SE MANTIENE COMO LIDER Y REANULT SE DISPARA

Por marcas, la primera posición en ventas correspondió a Volkswagen, que comercializó 122.831 automóviles en enero, un 15% más, seguida de Renault, que disparó sus matriculaciones un 58,4%, con 98.401 unidades. El tercer puesto fue para Ford con 94.519 unidades, un 4,8% más.

A continuación se situaron Peugeot con 81.826 unidades comercializadas, un 20,1% más, Fiat con 80.657 unidades (+20,1%), Citroën con 69.803 unidades (+15,2%) y Opel con 68.966 unidades (+4,3%). La española Seat se mantuvo estable con 21.707 matriculaciones.

Saab, que acaba de ser vendida a Spyker por General Motors, se desplomó un 68,3%, con sólo 823 coches comercializados en enero en el Viejo Continente. En el extremo opuesto, Dacia creció un 69,7%, con 17.254 unidades, Hyundai elevó sus ventas un 51,6%, con 28.028 unidades, y Kia las aumentó un 37,3%, con 19.057 unidades.