Las redes de concesionarios que operan en China esperan que las ventas de coches aumenten en el gigante asiático cerca de un 20 por ciento anual durante los próximos cinco años, según una encuesta de la consultora Alix Partners presentada hoy en Shanghái. En 2009, el crecimiento de las ventas en el país fue "inusual", ya que alcanzó un 56 por ciento "debido al escaso aumento de las ventas en 2008 y a las ayudas gubernamentales para potenciar el sector" ante los efectos de la crisis financiera, explicó Ivo Naumann, director ejecutivo de la firma en Shanghái.