Las peticiones iniciales de subsidio por desempleo han caido en 2.000 durante la semana que terminó el 21 de julio hasta un total de 301.000, según el departamento de Trabajo de EEUU. El mercado esperaba cifras cercanas a las 310.000, por lo que el dato es mejor de lo esperado.