Wall Street se derrumbó el martes ante las presiones para endurecer la regulación financiera en Estados Unidos como en Alemania, lo que repercutió directamente sobre los bancos. Así el Dow Jones se dejó un 1,08% hasta los 10.510,95 puntos, el S&P 500 cayó un 1,42% hasta colocarse en 1.120,80 puntos mientras el índice Nasdaq cedió un 1,57 por ciento hasta situarsed en los a 2.317,26 puntos. En el mercado de divisas, el euro volvió a ceder frente al billete verde que ya se cambia por 1,21 unidades.  
Alemania se sumaron al incierto futuro para la industria financiera cuando repentinamente tomaron medidas para prohibir las ventas de acciones en corto al descubierto para las 10 instituciones financieras más importantes del país.

Las ventas en corto al descubierto ocurren cuando un inversionista vende acciones, apostando a que pierdan valor, sin siquiera haberlas arrendado, es decir sin que estén realmente en su poder.

El euro alcanzó un mínimo de cuatro años luego de la noticia en medio de preocupaciones sobre los profundos recortes presupuestarios que harán los gobiernos europeos y su impacto en el crecimiento económico de la región.

Goldman Sachs se sumó el martes al tono negativo cuando dijo en una nota a clientes que los actuales cambios al proyecto de reforma financiera podrían hundir las ganancias por acción normalizadas de los bancos en un 20 por ciento.

Un grupo clave de Senadores selló un acuerdo sobre cómo supervisar a los bancos que podría allanar un obstáculo para aprobar un proyecto de reforma de Wall Street que es resistido por la industria.

Las acciones financieras lideraron las caída, y el índice financiero del S&P cayó un 2,8 por ciento. Las acciones de JPMorgan Chase & Co perdieron un 2,1 por ciento a 39 dólares.

Las acciones de las empresas de tecnología, que tienden a depender fuertemente de las ventas en el extranjero, también estuvieron entre las grandes perdedoras. Un índice de acciones de semiconductores perdió un 2,9 por ciento, mientras que los títulos de Intel Corp cayeron un 2,7 por ciento, a 21,43 dólares.

"Es un golpe doble. Primero, es la continua preocupación sobre el euro y una continua preocupación sobre la viabilidad de la Unión (Europea), y segundo, es una salida de las acciones de tecnología de mayor capitalización", dijo Peter Kenny, director gerente de Knight Equity Markets en Jersey.

También se sumaron las preocupaciones sobre el crecimiento tras las cautelosas perspectivas de los minoristas, incluido Wal-Mart, que señalaron que la recuperación del gasto de los consumidores podría no ser tan fuerte como se esperaba.