Las marcas de fabricante aportan catorce veces más a la economía que las marcas del distribuidor o denominadas 'blancas', aunque éstas últimas son en muchos casos tan satisfactorias como las primeras, sobre todo, en épocas de crisis económica, según un informe de la agencia de investigación de mercados Quid.