Las expectativas de inflación en Reino Unido aumentaron en mayo debido a que la población británica es más pesimista sobre el futuro y pierde confianza en la capacidad del Banco de Inglaterra (BoE) para lidiar con la inflación, según un informe del banco central publicado hoy. En su encuesta de expectativas de inflación elaborada junto a GfK NOP se indica que la gente cree que la actual tasa de inflación es del 4,9%, el mayor nivel desde que comenzó a registrarse el dato en 1999 y por encima del 3,9% de febrero. El dato esta por encima del objetivo el 2% del BoE y del aumento del IPC del 3,0% de abril. De cara al futuro, las previsiones son igual de pesimistas, ya que se espera que la inflación sea de un 4,3% el próximo año, por encima del 3,3% de febrero, y el 70% de los encuestados cree que la economía sufrirá esos aumentos de precios.