A estas alturas del trimestre ya han publicado sus cuentas más del 95% de las compañías que integran el S&P 500 y los resultados han sido positivos. Según los analistas de Morgan Stanley, las cuentas han excedido un 2,8% las estimaciones de los analistas. 
De acuerdo con este banco, el sector que más ha sorprendido a los expertos ha sido el financiero, ya que de media las cuentas de las compañías del sector han estado un 8,7% por encima de las expectativas.

En general, el mercado se ha comportado tal y como esperaban los expertos. Ha recompensado a las empresas que han excedido sus estimaciones y ha hecho caer en bolsa a las que no han llegado.


También han superado las previsiones las empresas del sector de salud, un 5,4%. Las cotizadas industriales han excedido las estimaciones en un 4%. En el caso de las de tecnología, los resultados han estado básicamente en línea con las previsiones.

Las compañías que peor lo han hecho han sido las de energía, que han decepcionado las previsiones en algo más de un 5%.

También han estado por debajo de las estimaciones de los analistas, en concreto, según los cálculos de Morgan Stanley, un 0,7%. Los sectores que menos han gustado a los expertos han sido los bienes básicos (staples), tecnología y materiales.



Tras estos resultados, las empresas del S&P 500 han revisado negativamente a la baja sus previsiones de resultado para el conjunto del año. En concreto, por cada tres empresas que han sorprendido al mercado con una revisión negativa de su guidance, sólo una ha actualizado al alza sus estimaciones de beneficio para todo 2013.



Tras estas actualizaciones, los analistas han revisado a la baja sus estimaciones de beneficio para el S&P de 2013 y 2014. En concreto, han rebajado un 0,4% sus previsiones para este año y un 0,6% para el próximo ejercicio. Esperan que el beneficio de las compañías del índice aumente un 7% en 2013 y un 11% en 2014.