Los costes fiscales netos asociados a crisis bancarias suponen como media un 13,3% del Producto Interior Bruto (PIB), según un informe hecho público hoy, que revela que la crisis actual en EEUU "ni es única", "ni sin precedentes". El estudio ha sido elaborado a partir de uno más amplio del Fondo Monetario Internacional (FMI) por el banco estadounidense de inversiones Merrill Lynch, víctima él mismo de la crisis al verse abocado a su compra por Bank of America. Una de las conclusiones extraídas del análisis de 124 crisis bancarias en los últimos 27 años es lo que el estudio de Merrill Lynch califica de "verdad incómoda": las crisis bancarias pasadas sugieren que los costes fiscales van a ser probablemente "sustanciales".
Es "muy poco probable" que un gobierno obtenga beneficios de un programa de recapitalización, añade el estudio, que apunta que "la tasa de recuperación media es sólo del 18% de los costes fiscales brutos". El análisis, además, indica a que pueden extraerse lecciones de las crisis bancarias sufridas en los años 90 en Japón y Asia. En cuanto a la primera, el informe concluye que la actual crisis bancaria en Estados Unidos "se está desarrollando mucho más rápido" que su equivalente japonesa. En cuanto a la crisis asiática de 1997-1998, enseña que resulta imperativo que las autoridades estadounidense digan qué instituciones sobrevivirán y cuáles no. Del reciente análisis de 124 crisis bancarias hecho por el FMI, entre ellas cuatro en Argentina, dos en Brasil y dos en Colombia, Merrill Lynch destaca cómo en el 55% de los casos, las crisis bancarias coinciden con una crisis de divisas y que en el 30% las crisis son precedidas por booms en el crédito. Las condiciones macroeconómicas son a menudo "débiles" antes de una crisis bancaria, con balances fiscales negativos, déficit por cuenta corriente y alta inflación. Durante la contención de las crisis, en un 71% de los casos se utilizó "un amplio apoyo de liquidez". En el 86% de los casos, las intervenciones del Gobierno se llevan a cabo a través de cierres de bancos, nacionalizaciones o fusiones asistidas y en el 51% de las crisis, se han producido ventas de bancos a inversores extranjeros, añade Merrill Lynch. El informe revela que el mayor número de crisis bancarias, un total de 13, tuvo lugar en 1995, mientras que en los últimos años la incidencia de las crisis bancarias ha caído "de forma significativa".