El presidente de la Asociación Nacional de Empresas Constructoras de Obra Pública, Javier Sáenz de Cosculluela, ha defendido que la crisis "no ha sido culpa" del sector de la construcción.


Para el presidente de Aerco, se trata de un sector donde se ha registrado mucho "intruso y mucho oportunismo", mientras que las administraciones "no han elaborado normas para frenar un proceso especulativo".

El que fue ministro de Obras Públicas entre 1985 y 1991 ha participado en un coloquio organizado por la APD sobre el sector de la construcción, en el que si bien reconoció que "un subsector del subsector" (en referencia algunas actividades de construcción de vivienda) sí ha hecho presión, pero "si algo se desmanda es porque el poder público no ejerce".

Así, ha indicado que los ayuntamientos se han visto condenados "a una insuficiencia presupuestaria insufrible" y han visto en las tasas por obras "su fuente de financiación", por lo que han recurrido a modificaciones de los planes urbanísticos para permitir la construcción. Pero todo este proceso, ha dicho, "no ha sido culpa del constructor".

En este sentido, el director del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, ha indicado que el aumento de la construcción se produjo como respuesta a "un fuerte incremento de la demanda" de vivienda, aunque también ha llevado a "una excesiva construcción en ninguna parte". Asimismo, durante su discurso ha afirmado que "la culpa ha sido de la política monetaria". EuropaPress.