El nuevo modelo de regulación que los supervisores plantean implantar en Europa sobre las operativas a corto incluye la obligatoriedad de comunicar las posiciones bajistas superiores al 0,1% en todos los valores, y no sólo sobre los financieros. En el caso de superar el 0,5% deberían ser comunicadas también al mercado.