El informe sitúa en una orquilla de entre 22.000 y 59.000 millones de euros el dinero adicional que las cajas necesitarán para cumplir con las exigencias del Gobierno.

Los bancos cotizados de mayor fortaleza serán los grandes beneficiados del proceso de reestructuración de las cajas de ahorros españolas en la que medida en que podrán ganar cuota de mercado dentro un “mercado más racional”, según apunta Goldman Sachs. "Esto deja margen a las tres o cinco principales entidades para incrementar su cuota de mercado” pues se trata de “un repliegue ordenado de las cajas más débiles” y “la perspectiva a largo plazo para los bancos cotizados se resume en una mayor cuota en un mercado más racional y rentable".

Asimismo, el informe asegura que las cajas de ahorros registrarán limitaciones de capital y “en posición de retirada a largo plazo”, debido a su aversión a una posible recapitalización por encima de los objetivos fijados.