2010 no fue un buen año para la pata más débil de nuestro sector financiero. Las cajas de ahorros obtuvieron un beneficio atribuido de 3.404 millones de euros a cierre del ejercicio.

Un beneficio que fue un 23% inferior al registrado en 2009, según el informe presentado este miércoles por la
Confederación Española de Cajas de Ahorros. Aún así, el director general de la CECA, José María Méndez ha asegurado que "el sector de cajas está resistiendo bien la crisis financiera, porque ha logrado mantener su cuota de mercado desde 2007 en el pasivo".

El incremento de la competitividad en la captación de pasivos explica el aumento en el margen de intereses del 25,2%, mientras que el resultado de explotación experimentó una bajada del 43% y se estableció en 3.982 millones de euros.