Las bolsas asiáticas han continuado una sesión más con caídas generalizadas, después del malísimo cierre de Wall Street de ayer, y el también negativo cierre de Europa.

La razón está clara, la escalada de violencia en Libia, lo que está provocando que los precios del crudo se disparen en los mercados internacionales. Esta subida del petróleo está beneficiando a las compañías exportadoras, pero perjudica a todas las demás, en especial aquellas que utilizan esta materia prima directamente en su negocio, como las aerolíneas, que ayer lo pasaron realmente mal. De esta forma, el índice Nikkei cerró con un retroceso del 0.80% , para terminar en los 10.579,10 puntos. Por su parte, el Índice Hang Seng bajó un 0.36%, situándose en 22.906,90 puntos, mientras que el S&P/ASX 200 cerraba bajando un 0.22% hasta los 4.845,90 puntos.

En el plano empresarial, y como hemos señalado, aerolíneas como Qantas Airways Ltd. y Korean Air Lines Co. retrocedían al menos un 1.3% ante el temor de que la escalada de los precios del crudo afecten negativamente a sus resultados empresariales. Kubota Corp., el fabricante de equipamiento para farmacias, también cayó un 1.8% en la bolsa de Tokio, después de que Credit Suisse le bajara la recomendación a infraponderar. Por su parte, SK Holdings Co. el mayor exportador de petróleo de Corea del Sur, subía un 2.1% en Seúl.

En el mercado de divisas, el Yen ascendía un 0,08% hasta los 82,70Y/$, el Won sur coreano se apreciaba un 0,32% situándose en 1.124,00 W/$, el Ringgit malayo por su parte se apreciaba un 0,08% situándose en 3,0465Rg/$.