Las bolsas asiáticas cerraron la sesión con signo negativo, afectadas por los datos negativos que se publicaron en China y Japón y por el empeoramiento de los enfrentamientos en Libia.

Las bolsas asiáticas cerraron la sesión con signo negativo, afectadas por los datos negativos que se publicaron en China y Japón y por el empeoramiento de los enfrentamientos en Libia, que intensifican los temores de una ralentización de la economía a nivel global.

El Nikkei japonés cedió un 1,46% hasta los 10.434,38 puntos, el Hang Seng de Hong Kong bajó un 0,82% hasta los 23.614,89 puntos, mientras en el mercado australiano el S&P/ASX cayó un 1,43% terminando la sesión en 4.699,70 puntos.

Desde el punto de vista macro, China sorprendió con los datos de su Balanza Comercial del mes de febrero. El gigante asiático registró el mayor déficit comercial en los últimos siete años (7.300 millones de dólares), Las exportaciones chinas en ese periodo ascendieron a 96.740 millones de dólares (+ 2,4%), mientras que las importaciones sumaron 104.040 millones de dólares (19,4%).

En el plano empresarial destacamos Toyota, que cayó un 1,7% en Tokio, BHP Billiton, que perdió un 3% en Sídney tras la caída de los futuros del cobre y Samsung Electronics que cedió un 2,7% en Seúl después de la subida de los tipos de interés por parte del banco central surcoreano.

En el mercado de divisas, el yen japonés se depreció un 0,10% frente al dólar situándose en 82,82 Y/$, el won surcoreano se depreció un 0,56% hasta los 1121,85 W/$, mientras el ringgit malayo se devaluó un 0,16% situándose en 3.0373 R/$.