La nueva directora del Fondo Monetario Internacional será investigada por las autoridades francesas por posible malversación de fondos.
Siguen los escándalos en el sillón de la dirección del FMI. De todos es conocido el escándalo Strauss-Khan al que ahora debemos añadir la posible malversación de fondos de la exministra Cristine Lagarde cuando ocupaba la cartera de economía en Francia. A la mandataria se le acusa de posible conducta indebida en la aprobación de un gran pago a un amigo del presidente galo.

Será investigada por complicidad en malversación de fondos públicos por aprobar un arreglo de 285 millones de euros para Bernard Tapie en 2008