La Unión Europea y Argentina han firmado un acuerdo para resolver la denuncia que Argentina presentó, junto con EEUU y Canadá, contra Bruselas ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) en mayo de 2003 por la aplicación de la normativa comunitaria sobre transgénicos. Los tres países alegaban que la legislación de la UE impedía indebidamente la entrada de sus productos agrícolas en el mercado comunitario.