La Unión Europea ha aprobado un conjunto de normas para regular los mercados energéticos, entre ellas se encuentra la separación patrimonial de las redes de transporte, generación y distribución de energía. Los ministros de Medio Ambierte comunitarios han dado su aprobación a la maedida en una decisión sin debate tras la aprobación previa de los países de la Unión y del Parlamento Europeo