España volverá a encabezar la destrucción de empleo y de aumento del paro en la UE en el segundo trimestre de 2009 y la tasa de paro se elevará al 16,2%, con un incremento de 5,7 puntos porcentuales respecto al año anterior, según los resultados del Euroíndice Laboral (EIL) IESE-Adecco, que compara la situación de los mercados laborales de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia. De esta forma, uno de cada tres empleos perdidos en la UE será español y, al mismo tiempo, uno de cada dos nuevos parados será residente en España. En concreto, la caída interanual en el número de ocupados en el segundo trimestre del año será de 788.400 personas (descenso interanual del 3,9%), al tiempo que el incremento en el colectivo de personas sin empleo ascenderá a 1.404.500 (un 59% más que un año antes). Para el conjunto de los siete países estudiados, la proporción media de desocupados será del 8,9%, superando en 1,6 puntos porcentuales el dato de junio de 2008, el resultado más elevado en tres años. De esta forma, España superará a la tasa de paro prevista para el conjunto de la UE en 7,3 puntos porcentuales, el diferencial más elevado desde comienzos de 1998. Muy alejado de los resultados del segundo semestre de 2005, cuando España tuvo una tasa de paro levemente inferior a la media comunitaria.