El consejo de administración de La Seda de Barcelona aprobó las bases de un plan de reestructuración que está llamado a ser la solución para sortear la difícil situación financiera y falta de liquidez que atraviesa la química catalana y que llevó a su presidente, Rafael Español, a dimitir a principios de junio ante el descontento manifiesto de algunos consejeros.