La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años baja una centésima y queda situada en el 4,25% en los primeros compases de la sesión del mercado secundario de deuda pública. De esta manera, el precio de estos títulos, que evoluciona a la inversa que el rendimiento, se encarece hasta el 109,70 por ciento desde el 109,62 por ciento en que se situaba ayer al finalizar la sesión. Respecto a los bonos internacionales de referencia, el rendimiento del alemán se deja también una centésima y se sitúa en el 4,05 por ciento.