El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo el viernes que el camino de la recuperación económica estará plagado de baches. "La vuelta al crecimiento será difícil, caótica", dijo en un entrevista a la radio francesa France Inter. "Tenemos que ser muy prudentes".
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, prevé un crecimiento económico modesto de la zona euro en 2010, aunque advirtió de que la recuperación de la región será "difícil y en cierto modo caótica", por lo que demandó prudencia.

En una entrevista concedida a la cadena francesa de radio France Inter, el banquero galo reiteró el mensaje expresado ayer en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que mantuvo los tipos estables en el 1%, respecto a las dificultades de la modesta recuperación de la eurozona y la "irregularidad" de la misma.

Por otro lado, el máximo responsable de la política monetaria de la eurozona pidió a los bancos que "cumplan con su trabajo" y suministren crédito a hogares y empresas, para lo que recomienda que las entidades aprovechen todas las fórmulas disponibles para fortalecer su capitalización.

Asimismo, Trichet reconoció que la banca no puede volver a los comportamientos anteriores a la crisis y admitió la existencia de un amplio consenso respecto a la necesidad de que se modifiquen las estructuras retributivas en el sector.

"Está claro que la sociedad pide un cambio", dijo Trichet, quien, sin embargo, advirtió de que no sólo los bancos fallaron durante la crisis, sino el conjunto del sistema, que demostró ser demasiado frágil.