Las actas de la última reunión de la Fed, celebrada el 15 de marzo, muestran una división entre sus miembros sobre el momento de empezar a endurecer la política monetaria.


Los miembros de la Reserva Federal están divididos sobre el endurecimiento para la mejora de la economía. Como se extrae de Bloomberg, unos indicaron que las condiciones económicas podrían permitir una “política monetaria menos acomodaticia este año”, mientras que otros señalaron que ese tipo de política sería “apropiada para más allá de 2011”.

Incluso los documentos presentados revelan las dudas de algunos miembros sobre los beneficios del programa de compra de activos. Al final, lo replantearon considerando que no era el momento oportuno para llevar a cabo cambios. En estas actas señalaron algunos miembros que no esperaban realizar cambios al programa QE2 hasta su final.

“El aumento de la inflación será transitorio si el petróleo y otras materias primas no aumentan de precio significativamente”, apuntaron sobre el aumento de los precios. Además los miembros del Fed puntualizaron que “un aumento en los precios de las commodities es un riesgo para la estabilidad de las expectativas de la inflación a largo plazo”.