Los ingresos de la Hacienda pública procedentes de las tasas e impuestos relacionados con la compra y el uso de los automóviles en España se situaron en 23.873 millones de euros en 2008, lo que se traduce en una reducción del 12,8% en comparación con la recaudación de 27.390 millones de euros de 2007, según datos de la memoria anual de la patronal de los fabricantes españoles de automóviles (Anfac) que recoge Europa Press. Anfac explicó que esta menor recaudación por parte del Estado en 2008 en lo relacionado con el automóvil se debe, principalmente, a los menores ingresos en la compra del vehículo, así como del IVA y del Impuesto Especial, debido a la "drástica disminución del mercado".