La producción manufacturera británica bajó en febrero por duodécimo mes consecutivo, con lo que completó un año de caídas, aunque hay signos que apuntan a una recuperación, informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). Según los últimos datos dados a conocer por este organismo, la producción retrocedió el 0,9 por ciento entre enero y febrero del 2009, lo que, sumado a las caídas en los once meses anteriores, supone el peor periodo desde 1980. Sin embargo, ese porcentaje de decrecimiento es el más pequeño en seis meses, lo que la ONS interpreta como el indicio de una cierta recuperación. En los tres meses hasta febrero, la producción manufacturera cayó el 6,5 por ciento respecto al trimestre anterior, sobre todo por las pérdidas del sector del automóvil. Según la ONS, la fabricación de coches en el trimestre hasta febrero fue un 44,9 por ciento inferior que en el mismo periodo de un año atrás.