La OPEP señala que existen riesgos de que la desaceleración económica empeore en 2008 y pronostica que el crecimiento económico más débil y las menores tensiones geopolíticas podrían enfriar unos precios del petróleo cercanos a máximos. En su boletín petrolero mensual de diciembre, la OPEP estima que las economías mundiales crecerán un 4,8 por ciento el próximo año frente al 5,2 por ciento de 2007 y dice que hay "considerables riesgos de baja" en el pronóstico.