La Organización de Países Exportadores de Petróleo celebra hoy en Viena una reunión extraordinaria en la que decidirá cuál será el nivel de su oferta de crudo en los próximos meses. Un día antes de la cita, los ministros del grupo se inclinaron por no modificar la cuota actual de producción conjunta, establecida en 24,8 millones de barriles diarios sin incluir las extracciones de Irak.
de este modo, mantendrían vigentes los tres recortes del bombeo pactados durante el segundo trimestre del año pasado, por un total de 4,2 millones de barriles diarios (mbd), un 5 por ciento de la producción mundial de crudo.

Esta fuerte reducción, que los socios aún no cumplen al cien por cien, ha contribuido ya a recuperar el precio del "oro negro". El barril de petróleo se había desplomado hasta menos de 35 dólares por barril, desde el valor récord de más de 147 dólares/barril alcanzado en julio de 2008.

"La OPEP no necesita recortar (más)" su producción, dijo ayer el ministro saudí de Petróleo, Ali I. Naimi, en una observación compartida por su colega de Argelia, Chakib Jelil.

No obstante, los delegados se mostraron preocupados por el exceso de suministros que se ha acumulado en los inventarios de crudo debido, entre otros, al retroceso de la demanda causado por la crisis económica.

Venezuela insistirá para que los socios cumplan al cien por cien con los recortes ya pactados, dado que, según las cifras que manejan los mercados, el grupo estaría superando el límite establecido en un volumen de entre 700.000 y 1.000.000 de bd.

Los ministros se mostraron confiados en que habrá una recuperación de la coyuntura mundial que ayudará a apuntalar los precios hasta alcanzar los 75 dólares/barril este mismo año.

Fundada en 1960 e integrada hoy por Angola, Arabia Saudí, Argelia, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Irán, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar y Venezuela, la OPEP controla cerca del 40 por ciento de la producción mundial de crudo y unos dos tercios de las exportaciones petroleras del planeta.