La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado ante el Instituto Nacional de Consumo y las autoridades europeas que los vendedores hacen una interpretación de la ley de garantías "contraria a los intereses de los consumidores" ya que, a su entender, "ponen obstáculos a la sustitución del bien durante el periodo de garantía y no atienden las demandas de los clientes respecto de una reparación totalmente gratuita". Según indicó hoy la OCU, en menos de un mes ha recibido cerca de 300 reclamaciones sobre garantía de bienes de consumo, como resultado de la campaña que inició el pasado mes de febrero con el objetivo de identificar los establecimientos que incumplían "sistemáticamente" las obligaciones de la garantía y los productos en los que se producía "un mayor número de problemas".