El grupo automovilístico estadounidense General Motors registró unas pérdidas netas de 1.151 millones de dólares (777,7 millones de euros al cambio actual) en el periodo comprendido entre el 10 de julio y el 30 de septiembre de este año, según informó hoy la compañía en un comunicado. La corporación obtuvo una facturación de 26.352 millones de dólares (17.805 millones de euros) en el periodo transcurrido después de que la compañía emergiera del proceso de suspensión de pagos, que finalizó el pasado 10 de julio.