El informe semestral sobre la economía española y el contexto internacional de Caixa Catalunya prevé la incorporación anual de un máximo de 200.000 nuevas personas activas (personas en edad de trabajar) nativas en los próximos años, lo que permitirá limitar el incremento de la tasa de paro. El agotamiento de los efectivos del "baby boom" unido al actual escenario de desaceleración económica desincentivará la incorporación de nuevos efectivos al mercado laboral, por lo que el incremento de activos será más moderado que en este periodo anterior. Según Caixa Catalunya, es previsible que esta situación también se traslade a la población inmigrante, aunque los escenarios futuros son más inciertos.
La población activa en España ha aumentado en 4,1 millones de personas desde el año 2001, a un ritmo medio anual de 681.000 efectivos, evolución que se enmarca en una fase expansiva del ciclo económico y responde a la incorporación creciente al mercado de trabajo de dos colectivos, las mujeres nacidas en España y la población inmigrante. Agotados los efectos derivados del "baby boom", sólo la población femenina, dentro de la nativa, ha mantenido en los últimos años una contribución positiva significativa al aumento de los activos. El número medio anual de mujeres que se ha incorporado al mercado laboral entre los años 2002 y 2007 ha sido de 205.000, frente a los 80.000 hombres, y los inmigrantes han aportado una media anual de 392.000 personas, por lo que este colectivo explica el 58% de crecimiento total de la población activa desde el año 2001. Para Caixa Catalunya, el contexto actual de la economía española y las perspectivas de los próximos años muestran un panorama menos halagüeño para el mercado laboral, situación que ya está incidiendo en el deterioro de la confianza de las familias.