En medio de las tasas negativas de inflación, el crecimiento de la masa monetaria en la eurozona se frenó hasta el 3,5%, desde el 3,7% de mayo, lo que supone sus mínimos históricos. Esta cifra se sitúa además por debajo del valor que recomienda el BCE para mantener la estabilidad de precios, que es una expansión del 4,5%.