La Junta de Gas Natural ha aprobado hoy en una convocatoria extraordinaria aprobar la ampliación de capital para comprar Unión Fenosa, por valor de 3.502 millones de euros, lo que supone emitir 447,8 millones de acciones a un precio de 7,82 euros. Esto implica un descuento del 36,85 con respecto a la cotización de ayer, mientras que los títulos de la compañía han bajado un 9 por ciento tras levantarse la suspensión del valor por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).


La compañía destinará 90 millones de euros a un dividendo extraordinario, con cargo a reservas, que se aprobará en la próxima junta ordinaria y con el que se pretende compensar el efecto de dilución del valor a causa de la ampliación.

Los accionistas minoritarios en sus intervenciones han apoyado la compra de Fenosa y han felicitado a la dirección, si bien han mostrado algunas reservas por el precio y el endeudamiento que deberá asumir Gas Natural.

Así, el accionista Jorge Fillol ha advertido que "esta compra se hace a costa de un gran endeudamiento" y ha advertido que en comparación con la cotización de Fenosa, Gas Natural está pagando "un importante sobreprecio".

Otro minoritario, Carlos Coma, ha manifestado que "la operación con Fenosa es necesaria, pero los términos económicos ya serían más discutibles".

El consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca, ha respondido que una vez que se vendan los activos previstos, el endeudamiento tanto de Fenosa como de Gas Natural estará en línea con la media del sector, sobre el 50% de los recursos propios.

El presidente de la gasista, Salvador Gabarró, también ha asegurado que no hay que preocuparse por la venta de los activos, y que diversas compañías del sector ya han mostrado interés.

Por último, Gabarró ha defendido la idoneidad de Narcís Serra como consejero de la gasista en representación de Caixa Catalunya, cuando ha sido cuestionado por algunos accionistas a causa de su pasado político, ya que fue vicepresidente del Gobierno en la época de Felipe González.