En una entrevista publicada hoy en el Wall Street Journal, el economista considera que el nuevo quantitative easing propuesto por la Fed no va a beneficiar en absoluto a la difícil situación del mercado laboral norteamerciano debido a que "aún existe mucha liquidez en el sistema".
Además ha añadido que "en el caso de que dicho programa siga adelante, sólo espero que el Banco de Inglaterra y el resto de Bancos Centrales pongan en marcha medidas similares".

Pero tampoco los premios nobel tienen claro cual es la medida más correcta, pues recientemente Edmund Phelps (Premio Nobel en 2006) sostenía que "era necesario una política monetaria agresiva por parte de la Reserva Federal de EEUU" para reactivar la economía norteamericana.