El temor al repunte de la inflación se ha convertido en la mayor preocupación de los gestores de fondos, que se muestran menos pesimistas respecto al crecimiento económico, según se desprende de un estudio elaborado por Merrill Lynch. De acuerdo con los resultados de la última encuesta de gestores de fondos elaborada por el banco de inversión, una cuarta parte de los encuestados prevé un aumento de la inflación subyacente en los próximos doce meses, frente al 7% que la pronosticaba en abril, lo que ha disparado las expectativas de elevados rendimientos de los bonos, puesto que el 80% de los inversores pronostica tipos de interés a largo plazo más elevados dentro de un año.