El IPC de la zona euro subió el pasado mes de mayo seis décimas, lo que sitúa la tasa interanual en el 3,7%, un nivel nunca visto.