El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Reino Unido se disparó en hasta su nivel más alto en 13 meses hasta situarse en el 3% interanual en abril, debido al creciente precio del petróleo y los alimentos, según ha informado hoy la oficina británica de estadísticas, Statistics. Los analistas consideran que a pesar de esta trayectoria el Banco de Inglaterra seguirá con tendencia a recortar los tipos a corto plazo, ya que gran parte de las presiones inflacionistas radican en el encarecimiento del petróleo y los alimentos, variables sobre las que la institución tiene escasa capacidad de maniobra.