La inflación de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económico (OCDE) ha retrocedido dos décimas en abril y se ha situado en en 2,2 por ciento interanual. En términos mensuales, la inflación se ha incrementado un 0,5 por ciento en abril, después de aumentar un seis décimas en febrero y en marzo.
Los precios de la energía se han incrementado un 1,9 por ciento en tasa interanual, 1,6 puntos menos que en marzo, cuando se encarecieron un 3,5 por ciento. La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y de los alimentos frescos, se ha situado en el 2,1 por ciento en abril, el mismo nivel que en marzo. En la zona euro, el IPC armonizado se ha situado en el 1,9 por ciento interanual, el mismo nivel que en marzo, y ha aumentado un 0,6 por ciento en términos mensuales. En tasa subyacente, la inflación ha permanecido en abril en el 1,9 por ciento. En Estados Unidos, la inflación se ha situado en abril en el 2,6 por ciento en tasa interanual, dos décimas menos que en marzo, mientras que en Japón los precios han permanecido estables después de haber registrado un descenso del 0,1 por ciento en marzo. En España, la inflación interanual se ha situado en abril en el 2,4 por ciento, por encima de los niveles de Alemania (1,9 por ciento), Italia (1,5 por ciento) y Francia (1,3 por ciento), y por debajo del IPC británico (2,8 por ciento).