El Índice de Precios de Consumo (IPC) de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se ha situado en el 2% interanual en julio, lo que representa un descenso de dos décimas respecto al mismo dato del mes anterior. Los precios de la energía han crecido un 0,8% interanual en julio, frente al 2,9% registrado en junio, mientras que los alimentos se han encarecido un 3,4% interanual. Por su parte, la inflación subyacente, que excluye la volatilidad de precios de alimentos frescos y energía, se ha colocado en el 2% interanual.