El índice de precios de consumo en China, que el gobierno quiere mantener este año bajo el nivel de 3 por ciento, ha mostrado un avance del 3,4 por ciento en tasa interanual en mayo. En los primeros cinco meses del año, sin embargo, el alza del índice se ha mantenido en los límites fijados, en un 2,9 por ciento. Tras el "descanso" de abril (3 por ciento, frente al 3,3 de marzo), el IPC chino retoma la tendencia alcista, tal y como anticipaban los expertos.