Kimberly-Clark ganó 582 millones de dólares en el tercer trimestre del año, un 41% más que los 413 millones obtenidos en el mismo período del año anterior. La compañía señaló que estas cifras aumentaron debido a los mayores precios ya los menores costes de las materias primas, aunque los efectos de las fluctuaciones cambiarias perjudicaron a los ingresos y la demanda se mantuvo débil.