La fusión por absorción entre Cajasol y Caja Guadalajara no necesitará recursos procedentes del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ni del Fondo de  Garantía de Depósitos (FGD) y no tendrá costes laborales "al no existir solapamiento de oficinas", según indicó hoy el presidente de Cajasol, Antonio Pulido. Pulido aseguró que dentro de esta operación, toda vez que mañana se aprobará en los respectivos consejos de administración un protocolo de actuación que supondrá la fusión entre ambas entidades, se va a preservar la marca Caja Guadalajara, se va a crear una nueva fundación con los fondos que actualmente baraja Caja Guadalajara, más un 30 por ciento de los que actualmente tiene, y que estará presidida por el actual presidente de la caja manchega.