El presidente de la aseguradora gala Axa, Henri de Castries, admite el interés por los activos de la norteamericana American Internacional Group (AIG) en Asia y en Estados Unidos y no descarta hacer una oferta llegado el caso, según indica en una entrevista que hoy publica el vespertino Le Monde en la que dice estar "relativamente tranquilo" sobre el impacto de la crisis financiera en la compañía francesa. El Grupo AIG que ha rozado la quiebra debido a un gran volumen de pérdidas en el mercado inmobiliario ha logrado de las autoridades monetarias norteamericanas una línea de crédito que podría alcanzar los 85.000 millones de dólares y quiere ceder todos sus activos para devolver el préstamo.