La fiscalía de Corea del Sur pidió el jueves siete años de cárcel para el ex presidente del grupo Samsung, Lee Kun-hee, que se enfrenta a cargos por evasión de impuestos y pérdida de confianza, ha informado hoy Yonhap News. También solicitaron una multa por 350.000 millones de wones (224 millones de euros) contra Lee, uno de los empresarios más influyentes de Corea del Sur, que dirigió la mayor empresa del país durante casi 20 años.