La división mexicana del mayor banco español, Banco Santander, planea crecer este año acudiendo a los clientes que ya tiene y a los mercados con escasez de servicios, como el de pequeñas empresas, a pesar de que la economía sufre su peor recesión en más de una década. Marcos Martínez, consejero delegado de Grupo Financiero Santander, indicó en una entrevista concedida recientemente que el banco desea mejorar sus lazos con los 5 millones de clientes -de un total de 8 millones- que utilizan regularmente sus productos y servicios. "Esto es muy importante en tiempos como estos; (...) cómo convertirnos en el principal banco (de nuestros clientes) y no en el segundo o tercero. No es el mejor momento para buscar muchos clientes nuevos", explicó. El banco también seguirá con las medidas de recorte de costes que puso en marcha en 2008, ya que Martínez espera una reducción de los gastos del 2% este año.