La Reserva Federal inyectó hoy 5.000 millones de dólares en el sistema financiero para evitar una escalada de los tipos de interés de los bancos. En una semana, la Fed ha inyectado un total de 76.000 millones de dólares. El objetivo que persigue el banco central es ampliar las reservas monetarias de los bancos para evitar que estos suban los tipos a un día.